Trabajadores de la Maternidad Negra Hipólita en San Félix aseguran que en la institución hay robos a diario y no hay patrulla que llegue al lugar, también carecen de agua potable, aire acondicionado, luz y ambulancias: una cantidad de problemas que se han vuelto constantes en los centros de salud pública en Venezuela.

Junto con el Frente Amplio Venezuela Libre, trabajadores de la salud protestaron por el colapso que ha generado la falta de insumos y medicamentos, prometidos por los gobiernos regional y nacional, mientras cada día se paralizan más áreas en los hospitales de Ciudad Guayana.

El incremento en el presupuesto planteado para los trabajos de infraestructura en el centro pediátrico llevó a su paralización, mientras el gobierno y autoridades de salud no previeron un plan de contingencia. Las  consecuencias se han evidenciado en el colapso en el sistema de salud pública. La promesa de los insumos que prometió el gobernador Justo Noguera no ha sido cumplida. Todo eso sin contar que por una semana, los hospitales de Guaiparo (San Félix) y Uyapar (Puerto Ordaz) estuvieron sin oxígeno.

Contar con oxígeno, cualquier medicamento para nebulizar, o el insumo más básico es el drama de familiares de pacientes de los hospitales en Ciudad Guayana. El hacinamiento en el Uyapar obliga a remitir a pacientes pediátricos hasta el Ruíz y Páez en Ciudad Bolívar, pues el Menca de Leoni sigue cerrado. Niños pasan horas esperando por ser atendidos y duermen en sillas de espera porque tampoco hay suficientes camas hospitalarias. Todo ocurre a más de un mes de la promesa electoral de Nicolás Maduro de reabrir el pediátrico de San Félix.

Desde el cierre del Centro Pediátrico Menca de Leoni, en San Félix, los pacientes son atendidos escasamente en el Hospital Uyapar, cuyas limitaciones por falta de insumos, áreas operativas y personal, obligan a remitirlos al Complejo Universitario Hospitalario Ruíz y Páez, en Ciudad Bolívar. El Colegio de Médicos advierte una vez más sobre este caos, para el cual no han tenido respuesta del IVSS.

Los trabajadores reclamaron que la atención se está concentrando en la distribución hacia el sur del estado y dejan desatendido a Caroní y Heres. No obstante, hacia los municipios sureños tampoco estarían llegando los insumos a la red ambulatoria, sino a bachaqueros.

Las carencias del centro Uninef Vida y Salud, en el sector Castillito de Puerto Ordaz, hace que unos tres centenares de pacientes acumulan sesiones pendientes. Esto sin contar los que ya han muerto, no solo por estas mismas falencias, sino por otras que terminan incidiendo en su ya deteriorada salud, como el alto costo de los insumos de quienes optan por la vía particular, o simplemente, la falta de transporte público, que impide llegar al centro de salud.

Este domingo doctores y trabajadores tuvieron que pedir colaboración a una madre en proceso de parto para poder atenderla en la sala, pues no contaban con los insumos para higienizar el área.

El incumplimiento laboral también marcó el transcurrir del año en el principal hospital de la capital del estado.

La Gran Misión Vivienda Venezuela es el programa habitacional del Estado, vigente en todo el país, tutelado por el Ministerio de V...

“Así como están investigando a algunos trabajadores por el vandalismo de los últimos días, debería investigarse a los gerentes que...

Durante la protesta de este martes, habitantes de distintos sectores de Puerto Ordaz recordaron que los problemas de distribución ...

Hace 23 años, la Alcaldía planteó el Plan Especial Castillito como la alternativa para reorganizar las barriadas que crecieron sin...

Vecinos de ese sector y de Villa Colombia aseguran que los trabajadores del servicio exigen pagos para recoger los desechos, mient...